16 años insistiendo

El Sonoran Institute y Pronatura Noroeste, entre otros, trabajan en el Delta del Río Colorado desde 1996. En 2005 se presentó un informe ante la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA), resultando una iniciativa de colaboración con organizaciones gubernamentales. En 2012 se empezó la restauración.
Se abrieron alrededor de 150 hectáreas para que pasara el flujo pulso, con una longitud de 8 km.

Un día de alegría

Para los involucrados por varios años en la restauración del Delta del Río Colorado, el 23 de marzo de 2014 fue un día de alegría, al abrirse las compuertas de la Presa Morelos para liberar el flujo pulso.
La inundación provocó entusiasmo en la gente local que pudo volver a ver agua correr por el río.

Disminución alarmante

 

En la década de los 60 disminuyó el tamaño del flujo hasta dejarlo casi seco.

Sustento perdido

 

La fauna y flora del delta del Río Colorado

eran sustento para las poblaciones de las áreas que lo rodeaban.

Un esfuerzo conjunto

Organizaciones, asociaciones y comunidades en ambos lados de frontera,

unieron esfuerzos para restaurar el delta del Río Colorado.

Bajo protección

 

 

La desembocadura del Río Colorado,

actualmente es protegida por el gobierno mexicano.

Poco a poco

Se busca reestablecer las condiciones mínimas que se vivían en el delta.

La intervención del hombre le significó degradación,

y ahora pretende devolverle la posibilidad de recuperación.

Una tarea retadora

La recuperación no será sencilla

ya que se perdieron cerca del 80% de los humedales.

Agua para el medio ambiente

 

En los acuerdos binacionales del reparto de las aguas

no se había considerado al medio ambiente hasta ahora.

Una negociación binacional

El restablecimiento del Río Colorado

es una de las acciones medioambientales más importantes de la zona.

Es una negociación binacional en pro del medio ambiente.

Creación del Fideicomiso para la Restauración del Delta del Río Colorado.

El fideicomiso fue establecido como un mecanismo para la adquisición de derechos de agua en el Valle de Mexicali con el fin de dedicar esos derechos para reestablecer los flujos en el Río Colorado.
Hasta el momento, el fideicomiso ha logrado adquirir y dedicar 1.5 millones de m3 de agua por año para la restauración del Delta.

 

  • Protección de 200 hectáreas de humedales críticos en el ejido El Doctor, Sonora.
  • Protección de 464 hectáreas en la planicie de inundación del Río Colorado, a través de la obtención y destino para restauración de la concesión en zona federal, otorgada por la Conagua a Pronatura México.
  • Restauración de más de 400 hectáreas de humedales y bosques riparios en 12 sitios del Delta del Río Colorado en conjunto con dueños de terrenos, ejidatarios, la comunidad indígena cucapá y diferentes dependencias de gobierno.

Aún queda mucho por realizar para alcanzar todas las metas de restauración del Delta del Río Colorado, sin embargo, según los estudios se ha alcanzado resultados significativos que han demostrado que este ecosistema del Delta del Río colorado tiene un gran potencial de restauración y respuesta,  además  que las comunidades de la zona tienen la voluntad e interés por mejorar las condiciones ambientales de los humedales, también se pudo divisar nuevas propuestas que demuestran que existen mecanismos efectivos para asignar agua al río, proteger sitios clave y asegurar la viabilidad de las funciones ambientales en el largo plazo.