La vida encuentra el camino

La naturaleza ha respondido con vida a las iniciativas mostrando un terreno muy propicio para la restauración como lo atestiguan las zonas de “Las Arenitas” y “La ciénega de Santa Clara”.

La esperanza de la restauración está cimentada en que el agua del Delta está protegida legalmente para fines ambientales, sin depender de agua sobrante o accidental. Hay una estrategia sólida de protección del agua por parte de ambos gobiernos.

El agua es vida y más en una zona desértica, con la restauración la arena suelta y seca se convierte de nuevo en un ecosistema reverdecido y robusto para diferentes especies. Tener éstos humedales en buen estado ayuda a la sobrevivencia de más de 200 mil aves migratorias, entre muchos otros beneficios.

Rio Colorado 19 Sergio

La asignación de al menos 30 por ciento del afluente que proviene de la planta de tratamiento de aguas residuales Las Arenitas (equivalente a un flujo de 800 litros/segundo), con fines de restauración del Río Hardy, se logró por medio de un convenio entre el gobierno del estado de Baja California, la Conagua, la Asociación Ecológica de Usuarios de los Ríos Hardy y Colorado (AEURHYC) y Pronatura Noroeste.  

DCIM112GOPRO

Se crea un humedal de 100 hectáreas en la parte alta del Río Hardy, con la colaboración de la Comisión Estatal de Servicios Públicos de Mexicali, con el fin de mejorar la calidad del afluente de la Planta de Tratamiento Las Arenitas, mejorando así la calidad de agua del Río Hardy, a la vez se restauró el hábitat para la vida silvestre, especialmente de aves acuáticas migratorias.

 

DCIM100MEDIA

Se protege los flujos de agua que mantienen a la ciénaga de Santa Clara, la marisma más importante del desierto sonorense, abarcando 18 mil hectáreas; 90 por ciento del agua que mantiene a la ciénaga proviene de Arizona, y los esfuerzos para mantener estos flujos se han gestado de manera binacional en el marco de la CILA.