Migración, política y salud en la frontera noreste de México

El pasado 27 de noviembre del año en curso se llevó a cabo el primer coloquio en investigación multidisciplinaria e intervención integral en salud pública en Tamaulipas, evento organizado por El Colegio de Tamaulipas. Dicho evento se llevó a cabo en el Centro Regional de Formación Docente e Investigación Educativa en Ciudad Victoria e incluyó temas de importancia actual como el análisis de los derechos humanos y violencia desde la perspectiva de la salud pública, sistemas de salud y determinantes de impacto en salud pública y problemas y retos primordiales en salud pública.

Quisiera destacar el primer tema presentado en esa reunión relativo a un modelo de atención primaria a la salud y migrantes en Tamaulipas. El tema fue elaborado por la persona encargada de la Secretaría de Salud del Estado de Tamaulipas.

Lo anterior indica que el tema de salud en migrantes que llegan a la frontera del norte de Tamaulipas ha sido reconocido como una instancia de salud sobre la que se debe actuar desde el punto de vista político ya que se han implementado medidas para su atención desde la Secretaría de Salud del Estado. El modelo de atención presentado en ese evento parte del concepto “atención primaria a la salud” que privilegia la atención de primer contacto de la persona con el sistema de salud a través de centros de salud, centros de salud con servicios ampliados, casas de salud, unidades móviles y hospitales.

Los registros de atención a la población migrante en Tamaulipas indican que entre los años 2018 y 2019 se han registrado en 22,185 migrantes en diferentes refugios temporales, teniendo a los siguientes países de origen según orden de importancia: Cuba, Venezuela, Honduras, México, El Congo, Angola, El Salvador, Nicaragua, Guatemala, Brasil, Camerún, Ecuador, Colombia, Panamá, Chile, Togo, Costa Rica, Perú y Rusia. La población menor de quince años representó el 21.9% mientras que el 63.1% de la población se encontraba en las edades entre 15 y 44 años.

Nos encontramos pues ante una población muy joven donde un quinto del total es menor de 15 años y tres quintos representan a una población en edad reproductiva. De acuerdo con los reportes médicos los principales problemas de salud detectados son las infecciones respiratorias agudas, las enfermedades crónico-degenerativas, enfermedad diarreica aguda, dermatitis, micosis y enfermedad periodontal. Según el reporte, no se detectaron enfermedades sujetas a vigilancia epidemiológica.

Un ejemplo de la intervención de la Secretaría de Salud de Tamaulipas en la atención de los migrantes es la intervención de la Brigada Migrantes Puente Nuevo operada por la Jurisdicción Sanitaria III con sede en Matamoros. La brigada ha trabajado en las áreas de nutrición, vacunación, planificación familiar, salud del adulto y del adulto mayor, promoción para la salud y salud materna y perinatal.

De acuerdo con el modelo mencionado, la atención a la población migrante se inicia con la presencia de una unidad móvil para el registro biométrico de las personas, así como su valoración médica en las casas del migrante o en los refugios para migrantes. En tanto que para las personas repatriadas se han establecido módulos de salud en los puntos de entrada a México para iniciar con el registro biométrico de las personas y la realización de su valoración médica. Según el modelo, los tipos de atención que se prestan son de promoción para la salud, prevención, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación y cuidados paliativos.

Ante la presencia de los fenómenos migratorios que en la actualidad se llevan a cabo en la frontera del norte de México resulta positivo que se contemple una política pública de atención a la salud del migrante como la ya mencionada. Sin embargo, sería importante sistematizar la información para saber en qué ciudades a lo largo de la frontera de Tamaulipas se está aplicando el modelo y la necesidad de una evaluación integral de dicha política en salud.

Dr. Felipe Javier Uribe Salas

El Colegio de la Frontera Norte