Marca propia: Así inició Mexichem, la empresa química más importante de LATAM

La década de 1950 fue para México un periodo que sentó las bases para el avance productivo de las siguientes décadas. Como se ha visto en el número anterior de Marca Propia, el apoyo al aparato productivo lo generó en gran medida del Estado mexicano para fortalecer la base industrial del país a través de una banca financiera de fomento. Por otro lado, el panorama internacional fue propicio para el incremento de la IED, que había sufrido un descenso importante en las dos décadas previas (1930 y 1940). El país también creció desde los años de 1950 en población y el modelo de sustitución de importaciones invitó al un crecimiento sostenido y fortalecimiento de las empresas que operaban en el país. El PIB alcanzó en 1963 máximos históricos de 12%, mientras que la IED superó la tasa promedio anual de 8 puntos desde entonces y hasta finalizar los años de 1970.[1]

En estos momentos la familia del Valle Ruiz se consolidó rápidamente en la producción de cables de acero, lo que le permitió transformar a la compañía inicial en Aceros Camesa en 1960. Una década más tarde (1977) la organización empresarial de los fundadores conducirá al surgimiento del Grupo Industrial Camesa, que abarca inicialmente a Cables Mexicanos S. A. de C. V. y desde 1986 a la Compañía Minera Las Cuevas, S. A. de C. V[2]Esta empresa minera que se se fundó en 1951 asienta sus fundos mineros en San Luis Potosí; dentro del grupo la mina tendrá un importante papel como la principal productora de fluorita.

Del acero a la industria química

La historia económica y en particular la historia empresarial, nos permiten identificar redes de empresas y asociar el comportamiento de éstas a sucesos más amplios. En el caso de redes de firmas que anteceden a Mexichem destaca la primera en torno a la producción de cables. Como vimos esta red fue impulsada por la familia del Valle Ruiz con asociación de la empresa británica British Ropes Limited. La alianza estratégica le permitió a la parte mexicana acceder conocimiento tecnológico y perfilar su propio crecimiento en una etapa en la que el país se encontraba en pleno desarrollo industrial.

La otra línea menos visible para esos momentos en el grupo de del Valle fue la relacionada con los productos químicos. En este caso se trató de la explotación de la mina Las Cuevas donde se extraerán desde fines de la década de 1950 productos minerales como la riolita y la caliza utilizados para producir fluorita. A diferencia de la asociación con jugadores externos, los empresarios mexicanos se sumaron al entorno de la exploración y explotación minera en México. Entre los jugadores de ese momento (década de 1950) destacaban la empresa estadounidense originaria de Pensilvania de nombre Pennsalt (Pensylvania Salt Manufacturing Co., más tarde Pennwalt).[2] La Pennsalt, cuyos antecedentes datan de finales del siglo XIX no solo promovió la demanda sostenida de cloro y otras sustancias químicas en México como los insecticidas, sino que también alentó la participación de nuevos productores domésticos y uno de ellos será el Grupo Industrial Camesa.

Manufacturing Co., más tarde Pennwalt).[3] La Pennsalt, cuyos antecedentes datan de finales del siglo XIX no solo promovió la demanda sostenida de cloro y otras sustancias químicas en México como los insecticidas, sino que también alentó la participación de nuevos productores domésticos y uno de ellos será el Grupo Industrial Camesa.

La familia del Valle Ruiz se incorporará a la producción de productos químicos en 1978, haciendo posible el surgimiento de Mexichem dentro del recién formado Grupo Industrial Camesa. Esta expansión significó mucho para la familia, el grupo y para México, pues no solo se trató de la primera diversificación de Camesa, sino el advenimiento de uno de los jugadores más importantes y exitosos en México América Latina a partir de la segunda mitad del siglo XX. Como veremos en los siguientes segmentos, la llegada de Mexichem definirá nuevas alianzas de producción y expansión, nacional e internacionalmente. 

Dra. Araceli Almaraz
El Colegio de la Frontera Norte


[1] Dussel Peters, E. 2000 La inversión extranjera en México, CEPAL.

[2] Extraído de http://www.desi.economia.gob.mx/empresas/Empresas3.asp?Clave=69

[3] Extraído de https://www.arkema-americas.com/en/arkema-americas/arkema-inc-history/