Lucha por la equidad de género en Nuevo León

A pesar de los discursos de género inscritos en leyes, planes y programas gubernamentales, en la práctica existen dificultades para eliminar las desigualdades y discriminación de género. En pleno 2020, las mujeres de Nuevo León seguimos enfrentándonos a discriminación y desigualdad en muchos ámbitos. Sin embargo, gracias a que somos las mujeres quienes estamos alzando la voz, es que se han visibilizando los grandes problemas que enfrentamos día a día. Menciono algunos ejemplos.

Las mujeres que tienen la posibilidad de asistir a la universidad, enfrentan el riesgo de sufrir hostigamiento o acoso por parte de sus profesores o compañeros. Problema que se comenzó a visibilizar gracias a que las mismas afectadas alzaron sus voces denunciando casos que han ocurrido dentro de los recintos universitarios.

Materializando esta lucha, en 2017 se creó el blog “Acoso en la U”, que hoy en día es una asociación civil que brinda apoyo a quienes han sufrido alguna agresión de acoso u hostigamiento, para que realicen su denuncia y el problema no quede impune. Aunque no es una solución definitiva, fue gracias a esta acción que diversas universidades del estado promulgaron sus protocolos de actuación para tratar de aminorar este problema.

Por otra parte seguimos sufriendo de discriminación laboral en diversos puestos. Un ejemplo es el caso de las campeonas de futbol femenil, que a pesar de también haber obtenido el campeonato, la diferencia en trato con el equipo varonil es muy grande, no solo en los sueldos sino en otros aspectos, como las condiciones en las que viajan, donde los primeros se trasladan en avión y al equipo femenil tiene que viajar en autobús no oficial, entre otras cosas expresadas por las mismas jugadoras.

El problema de violencia más grave al que las neolonesas nos enfrentamos es el feminicidio, que es el mayor grado de violencia que se puede ejercer hacia una mujer. En 2018, 103 mujeres fueron asesinadas en Nuevo León. De esos casos, 67 fueron tipificados como feminicidios, otorgando así el vergonzoso cuarto lugar a nivel nacional en esta área. Y en lo que va de enero de 2020, se han contabilizado 9 asesinatos de mujeres en Nuevo León.

A pesar de la gravedad del asunto, las autoridades siguen minimizando el problema: por ejemplo el gobernador del estado minimiza los casos de feminicidios e incluso cuestiona el por qué no se habla de “hombricidios”, además de criminalizar a las víctimas de feminicidios al sugerir que las mataron por estar involucradas en la venta de droga.

No obstante existen asociaciones civiles, creadas y lideradas por mujeres, como Alternativas Pacíficas, A.C y Arthemisas por la Equidad A.C., cuya labor para prevenir, denunciar y contabilizar los casos de violencia que se ejerce contra las mujeres, ha llevado a que autoridades no tan solo reconozcan el trabajo que éstas realizan, sino les ha invitado a participar en acciones y programas que se llevan a cabo el fin de prevenir, erradicar y atender los problemas de violencia contra la mujer en el Estado.

La lista es muy larga y se podría continuar escribiendo páginas sobre el tema, aquí solo hago una pequeña reflexión de acciones que estamos haciendo las mujeres neolonesas las cuales demuestran que ya no somos un sector callado, sino mujeres empoderadas en busca de cambios sustantivos. Y que cada vez somos más las que nos acompañamos en la lucha para revertir la cultura patriarcal que aun predomina en muchos aspectos de la vida neolonesa.

Dra. Isabel C. Sánchez Rodríguez

El Colegio de la Frontera Norte