Reflexión del Dr. Vicente Sánchez.

Necesario revisar la repartición y uso de agua

El pasado 27 de marzo, productores agrícolas del estado de Chihuahua bloquearon carreteras y vías del ferrocarril, a modo de protesta por la entrega de de 652 millones de metros cúbicos a Estados Unidos, de acuerdo con el Tratado Internacional de Aguas de 1944, que pretende realizar la Comisión Nacional de Agua (CONAGUA). Para los agricultores, la extracción de agua para pagar a Estados Unidos pone en riesgo la producción de cientos de miles de hectáreas de cultivos en la zona. 

En este sentido, el Dr. Vicente Sánchez Munguía, investigador del Departamento de Estudios de Administración Pública de El Colef, señala que el tratado, en términos simples, es para la distribución del agua. Sin embargo, agrega que el documento contempla retrasos en la entrega de este recurso hídrico por parte de México. “Si México no logra en un año entregar los 431 millones de metros cúbicos de agua, queda en una deuda para el siguiente año; pero es un periodo quinquenal, al paso de cinco años ahí se cierra la cuenta y comienza una nueva”.

Aunado a ello, el especialista agrega que el tema del agua binacional (Río Colorado y Río Bravo) también genera discusión entre los usuarios internos por ver quienes deben disponer de esa agua o quienes deben tener mayor prioridad sobre ella: agricultores, habitantes de las ciudades aledañas, empresas, etcétera. Ante estos escenarios, el investigador de El Colef señala que es importante revisar el tipo de cultivos que se realizan, la infraestructura con la que se cuentan para la distribución de agua y los sistemas de riego, que permitan optimizar este recurso hídrico.

La reflexión completa se encuentra disponible en: https://youtu.be/bBeI-Lwakjs