La vulnerabilidad social y el olvido en B.C.

10 de nov de 2020

En los últimos años se han incrementado los brotes de enfermedades infecciosas, como lo son el ébola, el MERS, la influenza pandémica y el zika. De manera reciente, la pandemia del SARS-CoV2, que produce la enfermedad del COVID-19, ha ilustrado cuánto importa estudiar y atender tanto las características epidémicas como las evaluaciones de la vulnerabilidad de las poblaciones, posicionando en primer plano carencias sociales no siempre evidentes, reconocidas o atendidas tanto en países desarrollados como en países en desarrollo. 

El documento, “Vulnerabilidad social al COVID-19 en Baja California” fue realizado por los Drs. Roberto Sánchez, Eduardo Morales y Francisco Lares, investigadores de El Colef, y contribuye a visibilizar a las comunidades con bajos recursos, frecuentemente olvidadas. Asimismo, constata que las enfermedades infecciosas emergentes no constituyen únicamente problemas médicos, sino también problemas sociales, razón que anima a subrayar la relación entre el evento infeccioso y las condiciones socioeconómicas de las comunidades.

Análisis de vulnerabilidad social

La experiencia de la pandemia de la influenza A/H1N1 en 2009 ofreció lecciones importantes que incentivaron el estudio de enfermedades infecciosas. En este sentido, el uso del concepto de vulnerabilidad social es relevante para guiar el diseño de planes de prevención y acción, destinados a reducir el impacto desigual de morbilidad y mortalidad en la población más desfavorecida. Su objetivo es apoyar la toma de decisión en los sectores público, privado, social y el público en general. 

Consecuencias de una pandemia para las poblaciones vulnerables 

A raíz de la contingencia sanitaria ocasionada por la pandemia de COVID-19, es importante crear mecanismos para asegurar que los mensajes de las autoridades de salud sean acordes a los destinatarios, para que puedan ser entendidos, así que, es esencial un análisis de la población a la que se quiere dirigir antes de crear un mensaje. Las determinantes sociales como el ingreso, la educación, ocupación, clase social, raza/etnicidad, sexo y demás pueden ser causas subyacentes de muchos problemas de salud. En México y en Baja California, la atención al COVID-19 se ha enfocado en los aspectos médicos, pero poco ha atendido a los sectores de las poblaciones vulnerables, para reducir el contagio. 

Morbilidad y mortalidad 

Cabe mencionar que la cantidad de personas infectadas y enfermas en relación a la población (morbilidad) y la variable de mortalidad posteriores a la pandemia pueden ocurrir meses o años después de las primeras olas de la enfermedad. El análisis de la vulnerabilidad social es importante en el diseño de planes y acciones para reducir el impacto desigual de la morbilidad y la mortalidad en la población más desfavorecida. 

Diseño de estrategias contra el COVID-19

Es necesario identificar y ubicar a los grupos más vulnerables y construir capacidades locales en esas comunidades para reducir el riesgo de contagios, la construcción de una plataforma analitica para identificar la vulnerabilidad, como la que se presenta en el estudio, así como las líneas de acción que se sugieren.   

El documento completo se encuentra en:

https://www.colef.mx/estudiosdeelcolef/vulnerabilidad-social-al-covid-19-en-baja-california/

Plataforma Nacional de Transparencia

SIPOT-El Colegio de la Frontera Norte, A.C.

SIPOT-Fideicomiso de Investigación El Colegio de la Frontera Norte