La vulnerabilidad de los jornaleros agrícolas migrantes y el Covid-19

10 de nov de 2020

Los “trabajadores esenciales” son quienes no dejaron de laborar durante tiempos de pandemia. En dicho contexto, esta categoría se asocia a la actual configuración del sistema económico o de salud, por lo que constituye a diferentes poblaciones vulnerables, como a los jornaleros agrícolas migrantes. A causa de sus condiciones salariales y laborales, pertenecen a una comunidad muy vulnerable ante el COVID-19, en términos económicos y sociales, con grandes rezagos en el acceso al sistema de salud. 

En los nueve estados del norte de la república hay poco más de 200 mil jornaleros y jornaleras, y el 80.5% de ellos radica en los estados del noroeste (Baja California, Baja California Sur, Sonora y Sinaloa). Considerando la movilidad en el país, estas circunstancias se han intensificado de manera constante durante los últimos treinta años, gracias a una creciente demanda en el mercado de frutas y hortalizas para su exportación a Estados Unidos. En ese orden de ideas, bajo el contexto de contingencia sanitaria actual, la población de jornaleros agrícolas, migrantes viajando en familia, se encuentra en gran riesgo.   

El reporte, “Los jornaleros agrícolas migrantes” es una investigación coordinada por las Dras. Laura Velasco, Marie Laure Coubès y el Dr. Oscar F. Contreras, y se preocupa por visibilizar sus riesgos. 

Fuentes de riesgo

Entre las principales fuentes de riesgo para los jornaleros agrícolas se encuentran el medio de transporte y su residencia en hacinamiento. Durante temporadas, habitan y comparten los campamentos, circunstancia estrechamente ligada a las formas de producción intensiva de agricultura industrial y contratación de migrantes. Aunque al momento no se cuenta con información exacta sobre la cantidad y las condiciones de los campamentos agrícolas, sí puede afirmarse que en la región señalada es altamente probable que continúen establecidos. 

La modalidad de esta vivienda se caracteriza por el hacinamiento. A fin de ejemplificar, en el Valle de Vizcaíno, las viviendas son de un solo cuarto y en ellas habitan entre 3.4 y 4.2 personas, es decir, una variante del 67% de personas afrontando dichas condiciones.

Líneas de intervención

Existe con urgencia la necesidad de garantizar el acceso a los servicios de salud a los jornaleros agrícolas, pero se deben de tomar en cuenta características especiales, como la alta movilidad de esta población a lo largo del país. Al regresar enfermos a sus comunidades, existe mayor riesgo de propagación del virus entre los sectores de la población más pobres y marginados de México.

Posibles vías de acción para la contención del contagio del Covid-19

  1. Toma de temperatura a la salida y llegada a los sitios de residencia, para identificar posibles personas infectadas, con el fin de garantizar o establecer un aislamiento y tratamiento adecuados. 
  2. Generalizar las brigadas de salud por parte de la Secretaría de Salud. 
  3. Atender a las personas que presenten síntomas e identificar a los infectados, así como contar con un protocolo de canalización a los hospitales cercanos en atención a los enfermos graves. 
  4. Revisar las condiciones de vivienda al interior de los campamentos y la organización del trabajo de campo para asegurarse que se cumplan las medidas de sana distancia. 
  5. Implementar acciones que eviten el hacinamiento en los camiones e impulsar el uso de desinfectante. 
  6. Hacer extensa la información sobre el Covid-19 en diferentes lenguas indígenas y colocarlo en lugares estratégicos (sitios de reclutamiento, traslado, campamentos, etc.). 

El documento completo se encuentra en: https://bit.ly/3h9vDUh

Plataforma Nacional de Transparencia

SIPOT-El Colegio de la Frontera Norte, A.C.

SIPOT-Fideicomiso de Investigación El Colegio de la Frontera Norte