Seminario Permanente sobre Migración Internacional, ciclo 2015

Etnicidad, creencias y alteridades en las fronteras del Cono Sur



 
09:30 h - finaliza a las 12:00 h

Aula Magna Raúl Rangel

El Colegio de la Frontera Norte, en colaboración con el Instituto Mora, el Colegio de Michoacán, el Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social, El Colegio de la Frontera Sur, la Universidad de California en Los Ángeles, la Universidad de la Coruña, El Colegio de México, la Universidad del Sur de California y la Sociedad Mexicana de Demografía presentan la sesión de inauguración del ciclo 2015 del Seminario Permanente sobre Migración Internacional (SEPMIG).

Imparte la Dra. Verónica Giménez Béliveau, del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL)- CONICET/ Universidad de Buenos Aires.

Participa el Dr. Luis Escala Rabadán, investigador del Departamento de Estudios Sociales, como comentarista.

Verónica Giménez Béliveau es socióloga por la Universidad de Buenos Aires y Doctora en Sociología por la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS), además realizó una estancia posdoctorales en la University of California en Berkeley. Se desempeña como Investigadora Independiente en CONICET, en el Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL) en Argentina y es Profesora Adjunta de la UBA en la Facultad de Ciencias Sociales. Ha sido Visiting Professor en la University of Columbia (New York), en el Institut des Hautes Études d’Amérique Latine (IHEAL, Paris), y en la École des Hautes Études en Sciences Sociales (EHESS, Paris). En 2014 dirigió el proyecto de investigación «Dinámicas transnacionales de las construcciones identitarias en grupos migrantes, religiosos y diaspóricos (Argentina, 2011- 2013)».
Entre sus numerosas publicaciones se cuentan «La Triple Frontera. Globalización y construcción social del espacio» (Buenos Aires, Miño y Dávila, 2006), en colaboración con Silvia Montenegro, y «Catolicismos. Sujeto, comunidad e institución en Argentina» (Buenos Aires, Eudeba, 2015).

Resumen: El estudio de la religiosidad y las creencias de las personas que migran se ha afirmado, desde hace décadas, como un campo de investigación que permite no sólo ampliar el conocimiento de grupos y comunidades específicas, sino también profundizar la reflexión sobre dinámicas sociales más generales que afectan a las sociedades contemporáneas.
Uno de los temas que surgen en las investigaciones contemporáneas sobre la vida de los migrantes tiene que ver con la afirmación de las identidades y la construcción de las alteridades en los intercambios con las sociedades en las que los migrantes se instalan. Se vuelve interesante aquí analizar las formas religiosas de comunitarización, y las interacciones que éstas establecen con otros posibles agrupamientos, que plantean un recorte de base étnica, nacional o política. Estos grupos a su vez se articulan entre sí, y se insertan en las “formaciones nacionales de alteridad” de las que nos habla Rita Segato.
Las tensiones entre pertenencias religiosas, étnico-nacionales, político-ideológicas, y las adscripciones etarias y de género, combinadas con el período de migración, se juegan al interior de las instituciones, y hacia fuera de las mismas. En esta oportunidad, presentaré un trabajo comparativo entre dos comunidades, en los que la relación entre adscripción religiosa, pertenencia étnico-nacional y tipo de comunitarización se combinan de maneras diferentes, generando respuestas distintas a los procesos de relación de los grupos migrantes con las sociedades receptoras. Trabajaré aquí con el análisis de dos casos, en espacios fronterizos del cono Sur: el primero, la migración de descendientes de alemanes (que se instalaron en su territorio actual hacia principios de los años ’70, articulándose con oleadas migratorias anteriores de la misma proveniencia y adscripción religiosa), congregados en una iglesia luterana que, luego de pasar por distintas locaciones, se instalaron en la zona limítrofe entre Argentina, Brasil y Paraguay. El segundo caso está constituido por los grupos de migrantes bolivianos que se instalan en el extremo sur de Argentina (en la ciudad de Usuhaia, provincia de Tierra del Fuego), desde los años ’80. Estos migrantes, que se congregan en instituciones católicas, fueron estudiados por Ana Mallimaci Barral. Las miradas cruzadas sobre dos campos de investigación distintos me permitirá desarrollar una reflexión sobre las distintas articulaciones entre adscripciones e institucionalidades religiosas en los variados procesos migratorios.

Entrada libre.

Poster