Separación de menores migrantes en Estados Unidos

Durante los primeros años de la vida del niño, y en los comienzos de su escolaridad, la familia constituye uno de los ámbitos que más influye en su desarrollo cognitivo, personal, emocional y socio-afectivo. La influencia familiar se mantiene a lo largo de toda la escolaridad, pero es en estos primeros años cuando juega un papel fundamental porque el grupo familiar proporciona al niño todas las señales iniciales de afecto, valoración, aceptación o rechazo, éxito o fracaso (Burns, 1990). Ahora, imaginemos que durante esta importancia del desarrollo infantil, los y las infantes sean separados de su familia y colocados en jaulas. Justo esto sucede en la frontera sur de los Estados Unidos de América.

 

El gobierno de Donald Trump es el único del mundo que no ratificó la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Niños, en tal convención se expresa en el artículo 9° que «Los Estados Partes velarán porque el niño no sea separado de sus padres contra la voluntad de éstos, excepto cuando, a reserva de revisión judicial, las autoridades competentes determinen, de conformidad con la ley y los procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria en el interés superior del niño”.

Sin embargo, el día miércoles 20 de junio, el Presidente Trump firmó un decreto para dar marcha atrás a la política de separación de familias, anunciada por Jeff Sessions, lo cual dejó claro que si bien él trataba de responsabilizar a los demócratas de la separación de familias, con dicha firma se demuestra que Donald Trump puede y define el trato que se le da a los migrantes.

 

En esta edición de El Correo Fronterizo entrevistamos a la Dra. Alejandra Castañeda, Coordinadora del Observatorio de Legislación y Política Migratoria, proyecto realizado por El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), quien nos habló sobre la separación familiar de migrantes que sucede en la frontera sur de los Estados Unidos.

 

El Correo Fronterizo: “Si estás metiendo ilegalmente a un niño al país, te vamos a acusar formalmente y te vamos a separar de tu hijo, como dice la ley”, dijo el Fiscal General Jeff Sessions, pero ¿Realmente existe una ley o solo es una estrategia vil para “frenar” la migración por la frontera?

 

Dra. Alejandra Castañeda: No está en la ley que cuando alguien cruce de manera indocumentada a los Estados Unidos se le tiene que separar de sus hijos. Eso no es ley. Lo que sí se dice en las leyes es que si alguien cruza sin papeles al país vecino entra a un proceso, que es muy largo, para darle el “retorno voluntario”.

 

Pero, lo que se está haciendo a través de la política de cero tolerancia, es que cualquier cruce indocumentado se considera un crimen, entonces eso te manda a la cárcel, juicio y proceso legal. Esto en la ley sí se permite, pero el ejecutivo tiene la posibilidad de manejar esto de diferente manera, sin embargo, el ejecutivo a través de Jeff Sessions está decidiendo tomar la opción más punitiva: alguien que cruce la frontera va a la cárcel, lo que suceda con los que están alrededor de esta persona no importa. En este caso son los niños los que también están siendo castigados.

 

El Correo Fronterizo: ¿Cuál es el futuro de los infantes que han sido separados de sus familiares? ¿Se conocen las condiciones de detención en la que se encuentran estos menores?

Dra. Alejandra Castañeda: Supuestamente se debe conocer, pero existe un truco. En el momento en que los papás son enviados al proceso judicial/penal, estos niños se les re-clasifica como “no-acompañados”, supuestamente sólo pueden estar 72 horas con la patrulla fronteriza, esa parte no la están cumpliendo, porque los están deteniendo más tiempo. Después pasan a la oficina de Refugiados y Reasentamientos, siendo está dependencia la que se encarga de colocarlos en albergues que ellos tienen previamente contratados, es decir, agentes privados.

Es a partir de aquí donde supuestamente los tratan de colocar con familiares o personas que los conozcan, o en hogares a través del Home Care System con familias que los adopten y funjan como tutores del menor.

Este es el proceso que marca la ley. Sin embargo, lo que se ve en este momento es una detención de mayor tiempo, los niños se encuentran en condiciones que no son las favorables; ya que se encuentran como en cárceles y estos supuestos albergues al pertenecer a agentes privados tienen poca revisión por parte de las autoridades estadounidenses.

 

El Correo Fronterizo: ¿Qué es lo que la madre y el padre de un menor que les fue separado pueden hacer para que el niño o la niña les sea devuelto? ¿O están a merced de los oficiales de migración?

Dra. Alejandra Castañeda: Estos niños pueden quedarse perdidos en el sistema de Estados Unidos muy fácilmente, porque los padres entran al sistema penal, mientras que los menores pertenecen al sistema civil. Además, los padres al entrar a este sistema pierden sus derechos, inclusive no cuentan con una defensa para su caso. Esto genera que el menor quede casi a disposición de las autoridades estadounidenses.

 

El Correo Fronterizo: ¿Existen datos duros, estadísticas y/o estudios acerca de estos menores que son separados de sus familiares al ingresar sin documentos a Estados Unidos?

Dra. Alejandra Castañeda: Hasta el momento uno tiene que buscar e indagar entre noticias o testimonios ofrecidos por los que sufren estos hechos, dado que el Gobierno de Estados Unidos no presenta datos exactos.

 

 

La Dra. Alejandra Castañeda publicó, a través Observatorio de Legislación y Políticas Migratorias de El Colef y la CNDH, el boletín “Migración, Tolerancia Cero y Derechos Humanos en Estados Unidos”, el cual puede ser consultado dando clic aquí.