El uso controlado de cannabis

Más de siete millones de mexicanos han probado alguna vez la marihuana, la posesión de la hierba es un delito que propicia a la detención, provoca la corrupción de autoridades, y se le asocia con los grupos del crimen organizado. Recientemente se presentó en México   la iniciativa que busca regular el consumo y comercio de la marihuana para su uso recreativo y medicinal.

Se trata de La Ley General para la Regulación y Control de Cannabis permitirá tener hasta 20 plantas y producir menos de 400 gramos al año. Según el proyecto, los adultos podrán fumar cannabis en espacios públicos, con excepción de los lugares libres de humo. La probable regulación de algunas drogas permitirá abordar el problema como estrategia para pacificar al país y desde la perspectiva de la salud pública.

La iniciativa no busca ser solamente un proceso de carácter económico, sino contra las adicciones, se considera que será un gran aporte que pretende configurar al país azotado por la violencia del narcotráfico. De ser aprobado, se crearía el Instituto Mexicano de Regulación y Control de Cannabis, quien además dirigirá el destino de los impuestos generados por la venta de productos derivados de la planta.

En esta ocasión El Correo Fronterizo entrevistó al Dr. César Fuentes Flores, Investigador del Departamento Estudios Urbanos y del Medio Ambiente en El Colegio de La Frontera Norte, quien nos habló sobre la regulación de la marihuana y las consecuencias que esta traería.

 

El Correo Fronterizo: La Suprema Corte de Justicia ampara el autoconsumo con fines lúdicos o recreativos el uso de la marihuana, así como la compra de semillas ¿México tiene bases para en un futuro distribuir y comercializar la cannabis?

Dr. César Fuentes: México, como se ha hecho en otros países, puede transitar de un enfoque prohibicionista a uno regulacionista en el que se pueda producir, distribuir y comercializar del cannabis. Existen varios modelos habría que analizar cuál de ellos pudiera ser aplicado al contexto del país.

 

El Correo Fronterizo: En Estados Unidos la marihuana es utilizada y recetada, ¿en México también puede funcionar como modelo terapéutico?

Dr. César Fuentes: Si, en México el proceso de eliminación de la prohibición inició en el año 2015 la Suprema Corte de Justicia aprobó el uso recreativo de la marihuana a partir de amparos que se presentaron por familiares de enfermos que necesitaban el consumo de cannabis como parte de su tratamiento médico. Posteriormente, en 2016 se descriminaliza la posesión de pequeñas cantidades de cannabis para uso medicinal cuando el presidente Peña envió al Senado una iniciativa para modificar la Ley General de Salud y el Código Penal Federal, con el objetivo de autorizar medicamentos a base de marihuana y sus ingredientes activos. Además, buscaba aumentar la cantidad permitida de posesión de 5 a 28 gramos de marihuana para usos medicinales y científicos.

 

El Correo Fronterizo: En caso de darse una legalización ¿usted cree que disminuiría la violencia ocasionada por los grupos del crimen organizado en el trasiego de droga (mariguana)?

Dr. César Fuentes: La legalización del cannabis tendría un ligero impacto en reducir la violencia debido a varios factores, entre los que se encuentra el hecho de que la demanda de cannabis en Estados Unidos ha cambiado a partir de su legalización en varios estados de Estados Unidos y en Canadá. Lo cual indica que ya no es tan atractivo para los cárteles su trasiego a Estados Unidos. De hecho, los datos sobre decomisos de marihuana en los cruces fronterizos entre México y Estados Unidos muestran una reducción y el incremento de otras drogas sobre todo las sintéticas. Lo anterior, implica que si no se regulan todos los mercados de las drogas prohibidas difícilmente se podrá reducir la violencia. Además, los estudios en América Latina muestran que la violencia homicida está más relacionada con el acceso a las armas de fuego y la impunidad que a la sola existencia de las economías ilícitas.

 

El Correo Fronterizo: ¿Cuáles serían los impactos a corto y mediano plazo en caso de darse una legalización?

Dr. César Fuentes: Los impactos sociales pueden ser variados desde los beneficios del uso de cannabis en una gran variedad de enfermedades que ya han demostrado tener resultados positivos. En la actividad económica generaría el establecimiento de dispensarios que darían impuestos para el fisco, hasta aspectos negativos como el incremento en su consumo. Por lo anterior, hay que desarrollar un enfoque integral que incluya políticas de legalización de las drogas suaves como la marihuana hasta drogas duras como la heroína, la no criminalización de los consumidores, sino que sean tratados desde un enfoque de salud pública, incrementar programas educativos sobre los efectos del uso de las drogas y, sobre todo, atacar las ganancias del narcotráfico.