Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña



Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña



Este contenido será modificado temporalmente en atención a las disposiciones legales y normativas en materia electoral, con motivo del inicio de periodo de campaña

Con huelga de cuidados se conmemoró el Día de la Mujer

Tijuana, B.C., a 8 de marzo de 2018.- Bajo el lema “Ahora es el momento: las activistas rurales y urbanas transforman la vida de las mujeres”, este 8 de marzo se conmemoró el Día Internacional de la Mujer con una huelga a nivel mundial para reivindicar la igualdad de derechos y oportunidades de las mujeres, y evidenciar su papel en los denominados trabajos invisibles, que sostienen la vida cotidiana y la economía.

En ese contexto, existe una contienda generalizada por cuestiones que tienen que ver con violencia necropolítica y con el hecho de que mucha gente que no era activista ha tenido que defender su territorio, su vida, porque busca justicia social, y esto se relaciona con el rediseño del campo político en el que nos encontramos.

Lo anterior lo afirmó la Dra. Margarita Sayak Valencia, profesora-investigadora del Departamento de Estudios Culturales de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), quien hizo énfasis en la importancia que existe para discernir entre celebrar y conmemorar el Día Internacional de la Mujer.

“El Día de la Mujer nace en 1908 por una huelga de trabajadoras en una fábrica de textiles en Nueva York, quienes peleaban por un salario y condiciones más dignas. Sucede que las encierran en la fábrica y les prenden fuego. A partir de ese hecho se da una reivindicación de los derechos de las mujeres, por lo que no es una fecha para regalar flores o detalles, no es una celebración, es un aniversario luctuoso”, señaló la especialista.

Explicó que lo importante de conmemorar esta fecha consiste en identificar en qué punto nos encontramos, ver qué se ha conseguido y determinar qué es lo que hace falta para lograr reivindicaciones laborales, sociales, económicas y políticas de las mujeres.

Por otra parte, indicó que aunque hayan pasado 110 años de ese suceso, las condiciones han cambiado pero no en todos los aspectos, en algunos países se han creado beneficios y en otros, anti-privilegios.

Afirmó que los últimos 5 años ha aumentado la cifra de feminicidios en distintas naciones. Por ejemplo, en Latinoamérica se habla de que existe una media de 12 mujeres asesinadas por día, mientras que en México el año pasado la cifra llegó a 6.

“Hay jóvenes que están siendo precarizadas y no se benefician de ciertos diseños globales; si lo pensamos en el diseño piramidal, los beneficios son para unos pocos. La precarización, el clasismo, el racismo y el sexismo siguen siendo ejes importantes para que las poblaciones estén enfrentadas y se mantenga el caos social”, puntualizó la académica.

Agregó que estos nuevos diseños globales tienen que ver con la violencia y casi no se perciben, ya que no tomamos en cuenta el diseño político que flexibiliza cada vez más el trabajo que pareciera, no tiene incidencia en otras ramas de la vida.

Existe una anestesia social importante

Muchos de los feminicidios son sexuales pero hay muchos otros que ocultan cierto tipo de castigo y aleccionamiento en contra de poblaciones que están en pie de lucha. Han asesinado a muchas activistas porque existen causas políticas.

“Hay un castigo ejemplar, la sociedad lo ve como si fuera algo menor, existe una anestesia social importante para no pensar que un muerto tendría que suponernos un estrujamiento, hay una didáctica visual donde se basuriza a las mujeres”, expresó la catedrática quien también realiza activismo social.

Mencionó que se le da poco valor a este tipo de asesinatos porque no nos importa o no queremos vincularnos emocionalmente con esa degradación y tiene que ver con un sistema cultural que preconiza un sistema de valores burgueses del que no participamos pero del que nos queremos identificar.

Subrayó que el llamado a esta huelga mundial ha demostrado un avance significativo en cuestiones de género pero, dijo, también se ha retrocedido de manera considerable cuando una de las demandas es “para que no nos maten”.

“El  objetivo de esta huelga es darnos cuenta del valor de las mujeres para no ser sujetos de violencia ni asesinato; no ser asesinadas es una reivindicación muy seria pero dolorosamente muy retrógrada en el sentido de que tendríamos que tener la vida asegurada por el simple hecho de ser seres humanos”, finalizó.

 

Compartimos esta nota con ustedes acompañado de la entrevista que se le hizo a la doctora Valencia la cual pueden consultar aquí, y la infografía que sobre el tema de equidad de género realizamos para conmemorar y reflexionar sobre el papel de la mujer en redes sociales aquí.