Sierra Juárez

Se trata de resumir, por lo tanto, los rasgos distintivos que diferencian a una parte de otra en la extensa área que abarca el Estado y el Territorio de Baja California, más bien que ofrecer una enumeración que resultaría necesariamente incompleta de todos los aspectos que forma el medio natural. [...](Página 92)

En el presente capítulo, como es obvio, no se trata de presentar una división en regiones económicas de la península, sino únicamente el cuadro de las regiones naturales que se estiman de primera categoría, por lo cual no se incluyen datos relativos a las ramas de la economía, a la situación social o puntos de índole financiera, cuya mención sería indispensable para dividir el territorio en regiones con características más completas.

Debido a lo anterior, se han tomado en cuenta sólo dos elementos destacados del ambiente natural a saber:

  1. Situación
  2. Topografía
  3. Clima (temperaturas y precipitaciones medias)
  4. Hidrografía
  5. Suelos
  6. Vegetación

Se agrega al final un séptimo elemento, ósea la relación económica que tienen los habitantes, destacando brevemente la actividad a que se dedican. [...](Páginas 93 y 94)

Desde la frontera de los Estados Unidos y hasta San Quintín, limitados por las costas del Océano Pacífico al oeste y las estribaciones de las Sierras de Juárez y San Pedro Mártir se encuentran varios pequeños valles, con escaso terreno aprovechable pues las montañas bajan rápidamente hasta el litoral. Este último presenta una buena parte de costa quebrada, con acantilados rocosos y el fondo marino costa quebrada, con acantilados rocosos y el fondo marino alcanza no lejos de la Península profundidades apreciables. [...](Página 94)

Sierras Juárez y San Pedro Mártir

San Pedro Mártir


Aunque la sequedad del clima aumenta hacia el sur, se estima conveniente agruparlas en una sola región natural, debido a su continuidad orográfica y con el objetivo de no fragmentar el territorio. Ambas sierras ocupan la porción del norte de la península bajacaliforniana desde límites internacionales hasta la zona media del Estado, llegando por el occidente hasta el litoral y rodeando los valles de la primera región, mientras el oriente se encuentra lejos del Golfo de California y paulatinamente se acercan a la costa conforme se dirigen al sur. [...](Página 95)

Planicie costera occidental de Baja California

Costa de San Quintín

Esta región se ve limitada por la Cordillera Bajacaliforniana y la Costa del Pacífico, en un sentido, y la región de los valles en San Quintín al norte y al extremo sur de Baja California, en otro. La zona propiamente costera tiene en su porción septentrional un ancho muy reducido, pero se amplía constantemente hacia el centro de la península y luego otra vez al “Cuello Botella”, al occidente de La Paz.

Serranías centrales de Baja California

Misión de San Miguel Arcangel

Esta sección de la Cordillera Bajacaliforniana se extiende entre la sierra San Pedro Mártir y el “Cuello de Botella”, al oeste de La Paz.

Incluyendo varios segmentos que parecen encontrarse separados aunque en realidad tienen el mismo origen y condiciones naturales semejantes. Reciben los nombres de las sierras de San Miguel, Santa Catarina, Calamajué, San Borjas, Santa Lucía, etc. y su altura oscila desde 1,500 metros entre los paralelos 28-29º de latitud norte, hasta menos de 200 metros en el sur. Aunque no se cuenta con datos precisos se estima que las lluvias son bastante más escasas que en el extremo meridional.[...](Página 97 y 98)

Baja cuenca del río Colorado

Cuenca del Río Colorado

Volviendo al norte, encontramos la región que se ve limitada por la frontera de Estados Unidos, las aguas del Golfo de California (al suroeste), la Sierra de Cucapás por el occidente y el desierto de Altar en el noroeste de Sonora.

Abarca una planicie cuya altura desciende lentamente el Delta del río Colorado, por ambas márgenes de esta corriente. [...](Página 99)

Planicie costera oriental bajacaliforniana

Costa oriente de La Paz

También toma forma de una faja a todo lo largo de la costa peninsular que mira al Mar de Cortés, aunque comienza en el norte siendo amplia (al sur del Distrito de Riego Colorado) y disminuye su anchura hacia el centro donde únicamente forma pequeñas playas entre la Cordillera Bajacaliforniana y el litoral. [...](Página 101)

Extremo sur de Baja California

Aunque esta región tiene cierta similitud con la situada hacia el norte, muestra también diferencias al recibir la influencia de los vientos provenientes del Océano Pacífico, que en ocasiones se convierten en pequeños ciclones. Comprende desde el “Cuello de Botella”, al occidente de La Paz hasta el litoral que limita Baja California por el sur, incluyendo un terreno montañoso que en la parte central se convierte en la Sierra de San Lázaro y hacia ambas vertientes forma pequeños valles y estrechas planicies costeras, con litorales de acantilados o breves playas.

Aspectos esenciales de los recursos

Evaluación de los recursos minerales

Mina el Infierno

En la época de la Colonia, como es sabido, y durante buena parte del siglo XIX, se conocieron y se procedió a explotar principalmente las placeres de oro y vetas de plata y mercurio situadas muchas veces cerca de los centros poblados o rutas comerciales, agotando las escasas reservas de una zona y moviéndose siempre los gambusinos o pequeños mineros en pos de nuevas fuentes de riqueza.

Hacia fines del siglo XIX comienza la exportación del cobre En el Boleo, B. C., intensificándose los estudios de yacimiento de este tipo, por esos mismos años se empieza a buscar el zinc, el plomo, grafito, antimonio y arsénico, que la nueva era industrial exigía con apremio.

Sólo a principios del siglo actual se llevan a cabo en el país los reconocimientos de zonas con posibles reservas de mineral de hierro y a partir de la Primera Guerra Mundial se preocupan los técnicos por localizar yacimientos de manganeso, molibdeno, estaño, tungsteno, vanadio, etc., hasta llegar a la etapa de la Segunda Guerra Mundial cuando adquieren excepcional interés en el uranio, estroncio y otros minerales radioactivos o de valor estratégico. [...](Página 107)

Hasta finales del siglo XIX no contó el país sino con aislados geólogos nacionales que estuvieran preparados eficientemente y esta circunstancia estorbaba el conocimiento de las riquezas mineras.

En la actualidad, las explotaciones de gran escala exigen inversiones muy fuertes, poderosa y moderna maquinaria, rápida y barata salida hacia los centros de transformación de los minerales. [...](Página 108)

Zonas y yacimientos principales

Cortes del mineral

En la península de Baja California deben destacarse cuatro zonas importantes con fuertes concentraciones minerales.

La primera abarca el extremo norte, entre la línea fronteriza y el paralelo 30 º latitud norte, por el cuerpo de la sierra de San Pedro Mártir, donde existen numerosos placeres de oro y yacimientos de cobre vecinos a Ensenada, además de las grandes reservas de mineral de hierro desde el valle de Ensenada a Tepustete, Rosarito y Santa Ursula.

La segunda región puede advertirse al sur de la anterior y hasta Mulegé, comprendiendo numerosos placeres de oro, plata de San Borja, Santa Mara y: Las Vírgenes; fuera de los yacimientos de cobre en El Boleo-Santa Agueda-Santa Gertrudis-Nuestra Señora de San Juan de Dios y Mulegé.

También de forma muy especial cabe señalar las muy ricas salinas del litoral del Desierto de Sebastián Vizcaíno y el magnesio de la misma región, además de concentraciones explotables de yeso, de gran interés en la vecindad de Santa Rosalía, isla San Marcos y Mulegé.

Finalmente el antiguo distrito minero situado al sur de La Paz, y hasta San Lucas, que hoy tiene menor importancia, conserva de cualquier manera criaderos de oro y plata desde San Isidro al famoso mineral El Triunfo, hasta todos los Santos y San José. Se señalan varios yacimientos de cobre en los mismos lugares y además, El Triunfo posee reservas de manganeso y San Antonio de Plomo, sin contar el azufre de Santiago y, en forma especial, yeso y magnesio tan importantes en las islas Magdalena y Margarita, frente a la costa del Pacífico. [...](Páginas 110 y 111)

Recursos Hidráulicos

1. El medio físico y los recursos hidráulicos

Río Santo Domingo

El clima, por un lado, influye en forma directa y decisiva, ya que los ríos todos de Baja California se forman en conjuntos montañosos donde las precipitaciones anuales y estacionales son mayores que en la región costera. Por efecto de la altura y del aspecto quebrado del terreno, la estabilidad en las temperaturas a través del año y en el curso del día y en general propicia la conservación de los volúmenes acuáticos en las serranías. Este hecho es patente en los sistemas de Baja California debido a la sequía extrema que sufre casi toda la península durante la mayor parte del año. [...](Página 119)

2. El panorama hidrológico
y oceanográfico de Baja California

Bahía La Ventana

El Recodo de la República a cuyo estudio nos hemos avocado, es de gran interés desde un punto de vista hidrológico. Como nota distintiva, es de señalarse que su continuidad continental se vio interrumpida por el Golfo de California, totalmente mexicano y también por entero encerrado dentro de los límites del noroeste, tiene peculiaridades muy dignas de consideración. [...](Página 121)

3. Regiones hidrológicas de Baja California

Río Sonora al entrar a Hermosillo

En Baja California sólo existen dos regiones cuyas corrientes son aprovechadas en escala importante, ambas situadas en el extremo norte, en la zona limítrofe con los de las Montañas Rocallosas y las Sierras de Juárez y San Pedro Mártir. Al noroeste se encuentra la región que embraza el Colorado y su zona de riesgo en territorio mexicano; al noroeste de Tijuana.

4. Recursos que ofrece la hidrología de Baja California

Antes de proceder al análisis de los escurrimientos y caudales almacenados en presas que detienen el curso de los principales ríos, debemos insistir en la importancia que el clima reviste en cualquier parte del mundo habitado, por ende en las regiones de la República Mexicana, pero sobre todo en el Noroeste.

Se ha dicho, y con razón, que el agua es “el recurso natural más importante, porque es esencial para todas las formas de vida”…

Guerrero Negro

Aquí sólo hemos deseado recalcar la gran importancia que tienen los climas y la necesidad de contar con agua de riego en todas las planicies —sitios ideales en este aspecto— para llevar a la práctica los planes de desarrollo agrícola de Baja California, pues las obras de irrigación elevan en forma muy considerable el grado de seguridad y rendimiento en las cosechas. [...](Páginas 124 y 125)

Baja California

Río Santo Domingo

En el estado de Baja California Norte existen dos ríos importantes con cuyas aguas se han formado en tierras vecinas a su curso dos distritos de riego: en el extremo noreste se encuentra el río Colorado y en su extremo noroeste del Tijuana, con la particularidad de que el primero es un distrito básico no sólo para la Baja California Norte o Noroeste sino para todo el sistema de riego en el país.

El Colorado proporciona elemento líquido al 99% o más de las tierras cultivadas en el estado de reciente creación, mientras la segunda corriente en realidad limita sus atribuciones de riego a una extensión muy pequeña (la cual a veces queda reducida a unas cuantas hectáreas) y el agua almacenada sirve más bien para satisfacer las necesidades locales, principalmente de la ciudad de Tijuana. [...](Páginas 125 y 126)

Al estado de Baja California le favoreció el hecho de que el último tramo de la cuenca del río Colorado, antes de desembocar en el Golfo de California, se encuentra dentro de su superficie, si bien la utilización de sus aguas se restringe enormemente debido a que la casi totalidad de su curso yace dentro de los Estados Unidos y más tarde la corriente sirve de límite con el mismo país vecino, siendo finalmente línea divisora entre Baja California y Sonora. [...](Página 126)

Río Sonora en Hermosillo

Uno de los principales factores de progreso en la región de Mexicali fue la construcción de la presa de derivación Morelos, terminada en 1950, que regularizó el curso bajo y aseguró el almacenamiento de agua en la planicie fronteriza, aunque el desarrollo arranca varios años antes. [...](Página 128)

Río Tijuana

Río Tijuana

Esta corriente es la segunda en importancia en Baja California naciendo con el nombre de río de Las Palmas en la Sierra San Pedro Mártir y recibe pequeños afluentes que proviene tanto de territorio localizado en los Estados Unidos (Estado de California), como de las zonas con mayor cantidad de lluvias anuales en las serranías bajacalifornianas del extremo norte. [...](Página 130)

Recursos marinos

1. Condiciones naturales de las riquezas naturales

Baja California, siendo una península, se ve aislada tanto por el oeste como por el oriente y sur gracias a la presencia de las grandes masas acuáticas que integran el Océano Pacífico y el Golfo de California.

Bahía de San Luis Gonzaga

La gran extensión de las costas tiene por si misma importancia destacada a este respecto, ya que ofrece salida directa en una longitud calculada en 2,400 Km. para Baja California, además las costas presentan gran diversidad en cuanto al origen y estructura, desde los acantilados de la zona oriental y meridional de Baja California, hasta las playas desérticas del centro y oeste de la península, donde también se distinguen las lagunas litorales y bahías, de cuya existencia no debe olvidarse tampoco al hablar de la región media en ambos litorales. [...](Página 132)

2. Principales recursos útiles en las aguas de Baja California.

La Baja California Posee una Variedad inmensa tanto de peces como de moluscos, crustáceos de otro tipo que habitan sus costas, las aguas poco profundas o el mar abierto. Ante la imposibilidad de nombrar o indicar las áreas predominantes de cada una de las especies, nos limitaremos en el presente capítulo a sintetizar los aspectos principales de aquellos elementos de la fauna marina que tienen interés comercial y cuya exportación aporta considerables ingresos tanto a los pescadores nacionales y extranjeros, como el gobierno federal. [...](Página 136)

Desde el Cabo San Lucas hasta California se puede observar constantemente en las aguas del Pacífico la barracuda (Sphyraena argentea) mientras la cabrilla (Serranus escriba) tiene por zona de movimiento los sitios entre las bahías Tortuga y Magdalena…

Los investigadores señalan, como hemos anteriormente, que la riqueza marina en el Golfo de California y en las aguas del Pacífico pertenecientes al Noroeste son enormes y que por ello la región (incluyendo las áreas marinas de Nayarit) “es la mayor fuente potencial de alimentos del Pacífico Americano al norte del Ecuador” [...](Página 141)

Importancia de la pesca en Baja California

Puertecitos BC

La estructura peninsular de Baja California y el hecho de contarse con litorales muy vastos en dicha lengua de tierra, indican la necesidad de lograr una explotación apropiada de los recursos marinos, evitando la pesca reducida o excesiva que pueda conducir a la extinción de algunas especies y reglamentado en forma satisfactoria los trabajos de la industria en aguas mexicanas.

Para Baja California la pesca tiene excepcional importancia, debido a las condiciones climáticas que dificultan grandemente las labores agrícolas y ganaderas y también por la falta de una industria de transformación que depende de materias primas distintas a las que guarda el océano.

Observaciones Geográficas En
El Desierto De Vizcaíno

El Desierto De Vizcaíno

México —al igual que otros países latinoamericanos económicamente poco desarrollados— está iniciando un nuevo período de transformación, con la mira de alcanzar un mejor nivel de vida para su pueblo.

Además, en diversas zonas de México, el progreso económico es precario o casi imposible, debido a que vastas regiones son casi desconocidas para el hombre moderno.

La primera etapa, que es decisiva, para conocer correctamente la magnitud de los recursos y otros aspectos naturales, lo mismo que los problemas locales de índole social, es la promoción de expediciones geográficas de conjunto, especialmente en las más trasadas y aisladas regiones: dichas expediciones proporcionan los conocimientos básicos, sin los cuales es imposible tratar de llevar a cabo la planeación económica.

El Desierto De Vizcaíno

Este tipo de exploraciones científicas deben estar bajo la dirección de un geógrafo e incluir, por lo menos expertos de Biología, Geología, Agronomía, Economía, Antropología, escogidos rigurosamente entre lo mejor de los especialistas, ciudadanos de pases latinoamericanos. [...](Páginas 147 y 148)

Estas dos expediciones se desplazaron por la península de Baja California durante un período de aproximadamente cuatro meses (enero-febrero de 1958 y desde mediados de diciembre del propio 1958 a mediados de febrero de 1959). El autor, especialista en Geografía Económica, estuvo en la península acompañado por un joven biólogo. Las exploraciones incluyeron amplios viajes en jeep y en barco, igual que excursiones a varias cadenas montañosas y picos aislados, visitas a las regiones agrícolas e industriales y observaciones realizadas en poblados y ciudades de la península. Por supuesto, reunimos una amplia colección de plantas, animales y minerales raros, tomamos la multitud de fotografías, etc.

La primera expedición dio comiendo en la mitad meridional de la zona (Territorio de Baja California Sur), partiendo de La Paz rumbo al cabo de San Lucas (Punto extremo de esta larga península) y el desierto de Magdalena en la vertiente del Pacífico; cruzando más tarde la cordillera al Golfo y terminando el recorrido en la región central, exactamente sobre el paralelo 28° latitud norte, en el desierto de Sebastián Vizcaíno. La segunda expedición salió de Mexicali, en la frontera con los Estados Unidos, y se desplazó hacia el Sur hasta el mismo paralelo e incluso más allá, moviéndose ampliamente en ambas costas, la Cordillera y los desiertos Colorado y Vizcaíno.

Este desierto “maravillosamente pintoresco e interesante” —como ha dicho algún autor—, ocupa el recodo centro-oeste de la península, limitado por las costas de Océano Pacífico, las montañas de las Sierras San Borja, Santa Lucía y colinas que llegan casi hasta él, al norte de la Laguna Ojo de Liebre (Scammon) y al sur de la San Ignacio. Creemos que esta es solamente la sección del norte de la región llamada por Jaeger “Desierto de Vizcaíno-Magdalena”, ya que las planicies que se extienden frente a la Bahía Magdalena Poseen diversos rasgos de carácter botánico, hidrológico, edafológico e incluso climático diferente de aquellos que caracterizan al desierto Vizcaíno. Para estudiar ambos desiertos, deben ser divididos en porciones separadas.[...] (Página 150)

Sin embargo, dos cadenas rompen la uniformidad estructural en las zonas centro-sur y occidental del desierto de Vizcaíno: las grises y desoladas Sierras de Santa Clara y Pintada, sometidas a un eterno proceso de erosión. También en las secciones central y oriental hay pequeñas colinas y vallecitos, estos últimos en mercados por las primeras estribaciones de la Cordillera. [...](Página 151)

Pueden distinguirse claramente cuatro zonas botánicas:

  1. Las de valles y estribaciones, con bosques de tipo desértico incluso Palo Blanco (Lysiloma candida) y mezquite (Prosopis).
  2. Las planicies, con abundante vegetación desértica principalmente de un a Opuntia cholla y palo Adán.
  3. Las vecindades de la costa, con escasa vegetación de Atriplex (Chamizo) y Lycium Rechii.
  4. Las costas arenosas, de escasa vegetación; Rhizophora mangle y conocarpus se encuentran en muchos recodos.

La fauna, en su calidad de recurso, ha sido casi exterminada, pero el berrendo (antílope del desierto), el borrego salvaje, el coyote de las grandes manadas, algunos venados, pueden encontrarse aún en la montaña o cerca de la costa. Hace cuarenta años, el desierto de Vizcaíno era una región magnífica para la cacería, pero miles de ejemplares fueron muertos y en la actualidad queda muy poco de la antigua riqueza.

En la actualidad la minería casi ha desaparecido, pero otras industrias extractivas comenzaron a desarrollarse recientemente al ponerse en funcionamiento las extensas explotaciones de sal en Guerrero Negro.

En este lugar, una compañía muy poderosa está obteniendo sal —destinada primordialmente a exportación hacia los Estados Unidos y el Oriente— a un ritmo de medio millón de toneladas o incluso más del año.

Debido a la ausencia de caminos en buen estado, al medio natural y a la localización en ciertos puntos de las industrias pesqueras y extractivas o de las actividades agrícolas y comerciales, la población se concentra casi por completo en las zonas de San Ignacio-San Ángel, la costa suroeste (sólo durante el período de pesca), en Guerrero Negro o en muy escasos Oasis de la sección central del desierto.

Es todavía bastante común el modo de vida semi-nómada y mucho deberá hacerse todavía para crear centros urbanos que arraiguen a la población local: esta cuestión depende del desarrollo económico y social del territorio.

Sierras Vizcaíno

En conclusión, las dos exploraciones llevadas a cabo en Baja California muestran el gran interés que representa el desierto de Sebastián Vizcaíno desde el punto de vista natural y económico y, además, reafirman la utilidad de las expediciones científicas, que deben realizarse en forma sistemáticas y planeada en escala creciente, a través de todos los países de América Latina, sobre todo en aquellas zonas de mayor atraso económico, menos conocidas y más aisladas de los centros de progreso y desarrollo cultural. [...](Páginas 155 y 157)

Algunos problemas fundamentales
de Baja California Sur

Punta Asunción BCS

Muchos estudiosos de los problemas que debe resolver el Territorio de Baja California Sur están de acuerdo en señalar, que un factor de primera importancia ha consistido en el aislamiento y abandono en que hasta la fecha se ha tenido a dicha porción del territorio nacional. Este aspecto podría resolverse intercomunicando las principales regiones de Territorio para hacer una entidad económica independiente del Norte, pero desgraciadamente la llamada carretera transpeninsular a partir del paralelo 28° es todavía en buena parte un camino antiguo con tramos en condiciones pésimas de conservación, trazado a través de arenosos, tramos pedregosos con versos puntos.

Las comunicaciones son vitales para el desarrollo de la agricultura, actividad que se enfrenta también a problemas muy graves derivados de la naturaleza física regional, del atraso en que se ha vivido, etc. Se hace necesario un estudio profundo del subsuelo en toda la extensión del Territorio para determinar dónde y en qué proporción se encuentran las aguas subterráneas utilizables, pues de lo contrario, se corre el riesgo de abrir tierras que no permiten la utilización a largo plazo. [...](Páginas 158 y 159)

Para el progreso del turismo es base decisiva el mejoramiento de las comunicaciones, cuando menos la pavimentación de caminos que conduzcan a los sitios más atractivos alrededor de las poblaciones importantes: por ejemplo, de La Paz al cabo San Lucas, Todos Santos, de Loreto hacia el sur por la costa, el tramo de la bahía Concepción, a los oasis de Comondú y La Purísisma, etc. Excepto en La Paz y Santa Rosalía, no existen hoteles apropiados para el turista nacional y lo que se puede descubrir es la existencia de varios hoteles muy caros, exclusivamente para turistas extranjeros (en Palmillas, Las Cruces, Loreto, Mulegé y La Paz) donde se cobra en dólares la estancia. La escasez de alimentos en la mayoría de las poblaciones en otro factor negativo que debería atenderse para ayudar al desarrollo de turismo.

Punta Asunción BC

El bajacaliforniano medio, sin embargo, siempre pone en guardia contra la tendencia a dar preferencia al progreso de la industria turística, construyendo caros hoteles y comprando yates de lujo, en tanto que la agricultura, las industrias y pesca locales –que son las que necesitan inversiones de gran escala, permanecen abandonadas o con graves problemas por resolver, Primero están las fuentes de trabajo para los bajacalifornianos y después las recreaciones de los extraños.

En materia sociocultural, se observa una pobreza general, sin llegar no obstante a extremos de miseria. Como el comercio se encuentra controlado por pocas manos, hay una burguesía rural que concentra grandes sumas de ingresos, acaparando la compra-venta de todo lo necesario, pagando salarios abajo del mínimo establecido en el Territorio, burlando impuestos, etc. [...](Página 164)

Las condiciones de la vivienda, aun la perteneciente a personas con altos ingresos, son desastrosas, hecho que se debe atribuir tal vez a la ignorancia y a los resabios feudales, tan fuertemente enraizados.

El control familiar es muy estrecho, la mujer en general se encuentra en situación poco menos que esclava del hombre, etc. L a alimentación regional es otro aspecto que debe estudiarse y que puede mejorarse únicamente mediante el impulso de la agricultura, la ganadería y la pesca locales. Son frecuentes las enfermedades de las vías respiratorias, aparato digestivo, etc., pero la escasez de médicos es alarmante, pues fuera de La Paz, Santa Rosalía y San José del Cabo es milagro encontrarlos, sobre todo para atender enfermos en las dispersas rancherías o chozas de la montaña.

El nivel cultural es bajo, encontrándose pocos analfabetos y suficientes escuelas primarias, pero una notable escasez de secundarias, escuelas técnicas, superiores, etc. [...](Página 165)

Problemas De Baja California especialmente
del estado de Baja California Sur

  1. Índole de las exploraciones

Costa oriente de La PazEn un país como México, todavía poco desarrollado económicamente y que tiene ante sí graves problemas por resolver, el interés de los viajes de índole científica es evidente y no necesitamos insistir demasiado para probar su importancia. Dar a conocer ante los ojos de todos nuestros compatriotas, mostrar la realidad de Baja California tal como es, significa ya una misión noble y justifica todo esfuerzo desplegado y todo problema que en el curso de una permanencia prolongada haya debido vencerse. Nada puede arredrarnos cuando se trata de cooperar al conocimiento de México, en particular de una de sus más extraordinarias regiones: la Baja California.

Valle San Telmo

La realización de viajes como los llevados a cabo por nosotros, cuya utilidad se plasma en la publicación de libros y artículos en el curso de meses y años subsecuentes, impulsa por si misma y vigoriza el desarrollo de las ciencias geográficas y biológicas en México, cooperando a su perfeccionamiento y a su afirmación en el futuro, como armas inevitables y superiores para una racional utilización de los recursos y una población moderna del progreso social. [...](Página 166)

No pretendemos nosotros salir a “descubrir el Mediterráneo, creyendo ingenuamente que íbamos a dar a conocerlas particularidades del valle de Mexicali o descubrir por primera vez la ciudad de Tijuana. Pero sí fue nuestro propósito ver todo el panorama que presenta la península, recorrer las principales regiones y cooperar a que todo lo “conocido” y habitado, tenga una expresión científica.

Los desiertos y las cordilleras de Baja California, sus costas e islas, guardan todavía muchos secretos y su completo conocimiento está aún muy lejos de haberse alcanzado.

Por otro lado, la península ha sido hoy materia de investigación preferentemente de los extranjeros, por lo que es indispensable su estudio por parte de los mexicanos: de ahí brota de inmediato la utilidad de los viajes, al recoger impresiones y cifras, muestras de minerales, plantas, animales, etc. Y transportarlas a la ciudad de México, donde estas últimas se guardan y se estudian en museos. Institutos y universidades. [...](Página 167)

Qué objetivos concretos nos interesaban? En resumen puede decirse que eran la relación entre la naturaleza y el hombre, su interacción y dependencia mutuas, con especial énfasis en aspectos naturales como el clima, la flora y fauna, recursos renovables, no renovables, además de la población en su relación económica. Finalmente el estudio de las comunicaciones resultaba muy importante, por ser factor de interés muy especial en Baja California: el turismo es un filón que está relacionado directamente con el índice de progreso de la región en general. [...](Página 168)

II. Aspectos y problemas de mayor importancia

San Felipe

Nuestros viajes nos revelaron cuán necesario es apartarse de la generalización en materia Geográfica y Biología, pues el factor orográfico, o sea la existencia de cadenas montañosas en la península, es decisivo, influyendo sobre la distribución de los climas, suelos, flora y economía, No se puede hablar de Baja California como una noción de la vertiente del Golfo, del Pacífico o de las grandes Sierras, donde cada zona tiene particularidades especiales.

Un estudio a fondo de los factores climáticos es vital en Baja California, pero para ello se necesita una coordinación muy estrecha entre todas las instituciones que poseen oficinas y estaciones meteorológicas, pues en la actualidad hay una perjudicial división de funciones, que hacen casi imposible obtener datos completos.

Teniendo en cuenta la colonización de nuevas regiones es uno de los problemas que deberían atenderse en el futuro inmediato y conociendo la escasez de corrientes y en general de agua potable y para irrigación, es de máxima importancia proceder al estudio de las disponibilidades reales de agua, tanto de arroyos como de mantos freáticos. [...](Página 169) La agricultura regional exige, para su progreso equilibrado, de un mayor diversificación de los cultivos en el Valle de Mexicali: sobre ello mucho se ha escrito, pero poco se ha hecho hasta la fecha.

Algo parecido podríamos decir sobre la ganadería y la industria, actividades económicas que esperan ser organizadas sobre bases modernas y cooperar así al desarrollo integral de Baja California. [...](Página 173)

Las comunicaciones merecen capítulo aparte, por su importancia decisiva como motores del progreso económico y social.

El anterior problema está ligado indiscutiblemente al desarrollo del turismo, que tan grandes perspectivas ofrece en Baja California. [...](Página 175)

III. Algunas consideraciones finales

Restantes

Venimos a la Baja California porque es una región de enorme interés científico, humano, económico y social. Porque encierra el más bello y rico desierto de México y tal vez del mundo, porque su rudo clima es fuente de estudio permanente, porque la flora ofrecida por su suelo es incomparable y la riqueza marina es fabulosa. Porque allí se encuentran los paisajes naturales más raros y variados.

El hombre peninsular se enfrentó a la naturaleza y abrió brecha en el desierto, mediante una lucha sin fin, venciendo dificultades inauditas. El valle de Mexicali es quizás el ejemplo más vivo y poderoso de la fuerza transformadora del hombre en nuestro país: más convincente que La Laguna y Matamoros, igualado tal vez sólo por los valles del sur de Sonora.

Venimos porque es más importante ver un país en desarrollo, un país al cual pertenece el futuro, que concretarse a estudiar tantas otras zonas que pertenecen sólo al pasado.

Para un investigador mexicano joven y alerta, no creemos que lo más atrayente deba ser el paisaje elegante, fino, delicado, romántico, como existe en contadas zonas de nuestra República y abunda en las lejanas tierras de la prosperidad, en los plácidos remansos de la campiña inglesa, de las planicies de Francia, de las enormes praderas ricas de Estados Unidos, Rusia o la Argentina. No. Para nosotros, pueblo pobre, nacionalidad en proceso de consolidación, país azotado por las calamidades más rudas y que debe enfrentarse a los más graves problemas; núcleo humano que lucha por que su voz sea oída en un mundo convulso y atormentado, lo más importante es penetrar al desierto, a la montaña, a la selva, llegar a la costa y dominar el océano. Para nosotros lo espectacular, lo emocionante, lo difícil. Ese es nuestro sino histórico, nuestra vocación, dictados por la misma estructura del suelo mexicano, por sus historia geológica y por sus peculiaridades climáticas. Quien no lo acepte así está perdido, está huyendo del cumplimiento de su obligación, negando la realidad del país al cual cree conocer. [...](Página 177)

Es en ese sentido como afirmamos que el desierto es el futuro, pero para que ese futuro, se acerque más rápidamente y abarque toda la Baja California y todo el México, debemos cooperar en la preparación de nuevos elementos de nuevas fuerzas que mañana se lancen a la conquista de la tierra olvidada.

Laguna Salada

Nosotros queremos cooperar a que nuestra juventud tenga horizontes culturales y anchos radiantes a que escape en el que se le quiere enclaustrar. A que crezca en México una juventud alegre, aundaz, plena de energía creadora, que como primer peldaño para conocer el mundo y triunfar en la vida, se lance a estudiar científicamente la tierra en donde nace: primero su valle, luego otros valles y más tarde la inmensidad de su patria. Sólo entonces podrá salir al mundo “ancho y ajeno” de que habla el poeta.

Baja California

Una generación de este tipo inevitablemente se formará en México y entonces todas las dificultades a que nosotros debimos enfrentarnos durante nuestros viajes por Baja California serán superadas, porque esa falange conquistará todo el desierto y toda la montaña.

Cuando ella exista todo será fácil: ni el clima tremendo, ni los despeñaderos de la Cordillera, ni las espinas que defienden el árbol del desierto, ni las olas poderosas del mar embravecido, podrán detenerla. Entonces Baja California, toda ella, será racionalmente conquistada. [...](Páginas 176 y 177)